hombre acusado de matar a 22 personas en una tienda se declara no culpable

Patrick Crusius, el hombre blanco que confesó haber tenido como objetivo a hispanos cuando comenzó a disparar en el supermercado, según la policía, entró este jueves a la sala de la corte bajo un amplio operativo de seguridad.

El fiscal Jaime Esparza de El Paso ha dicho que buscará la pena de muerte en este caso. La acusación se llevó a cabo en la sala de ceremonias de la corte, que tiene el doble de asientos que la sala regular, para poder albergar a los numerosos sobrevivientes y familiares de las víctimas que acudieron.

Crusius fue arrestado 40 minutos después del peor tiroteo contra hispanos de la historia en Estados Unidos. La policía lo detuvo a media milla del Walmart que había sido atacado y en una declaración jurada dijeron que al bajar del auto, alzó las manos  y dijo: “Soy el tirador”.

Más del 80% de la población de El Paso es hispana y tiene frontera con Ciudad Juárez (México). Entre las víctimas mortales hubo ocho mexicanos; y 24 personas más resultaron heridas. El Departamento de Justicia ha considerado el ataque como un acto de terrorismo doméstico.

El acusado manejó más de 600 millas desde su casa en Allen, Texas hasta la ciudad fronteriza. Se detuvo en un Walmart donde había unas 1.500 personas haciendo compras un sábado por la mañana, algunos de ellos residentes de la vecina Juárez. Entró y abrió fuego con un rifle de asalto AK-47, según testigos.

El Gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador condenó la masacre y la calificó como un acto de odio en contra de sus ciudadanos. También dijo que buscaría su extradición para ser juzgado en una corte mexicana.

De pedirla y lograrla, sería la primera vez que México consigue la extradición de un ciudadano estadounidense a México bajo el acuerdo de extradición bilateral suscrito el 4 de mayo de 1978.

Los abuelos de Crusius dijeron que el joven había vivido con ellos meses antes del tiroteo.

“Estamos devastados”, dijeron Larry y Cynthia Brown, “y rezamos por las víctimas de esta tragedia”. “Patrick Crusius es nuestro nieto, vivía en nuestra casa mientras atendía al Collin College”.

“Se mudó a otro sitio hace seis semanas, y ha pasado aquí algunas noches mientras estábamos fuera de la ciudad”, concluyeron, “su licencia de manejar y su correo están domiciliados en nuestra casa en Allen”.

Crusius se graduó de la escuela secundaria de Plano en 2017. “Era muy introvertido”, recuerda un compañero de clase, Jacob Wilson, en declaraciones a la cadena NBC. Acudió luego al Collin College, donde tomó clases hasta esta primavera.

El Departamento de Policía de Allen sólo tiene registrados tres incidentes con el joven: en 2014 se reportó que había escapado pero regresó a casa media hora después; en 2016 estaba en un autobús escolar que resultó accidentado sin consecuencias; y el pasado mes de marzo llamó al teléfono 911 de emergencias para reportar una falsa alarma en casa de sus abuelos.

El texto que supuestamente publicó antes de la matanza alaba el tiroteo en una mezquita de Christchurch (Nueva Zelanda) en marzo; y achaca sus propias acciones a una supuesta “invasión hispana” en Texas, culpando a los latinos de “instigar” la balacera. Noticias Telemundo no reproducirá sus palabras para no difundir el odio racista que transmiten.

La acusación presentada este jueves no menciona un crimen de odio, pero los fiscales federales han dicho que están evaluando si presentarán esos cargos, que muy probablemente acarrearían una condena a muerte si es encontrado culpable.

Facebook Comments
Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *